¿Cada cuánto tiempo se cambian las fundas de Invisalign?

Antes de someterse a un tratamiento de ortodoncia como el innovador Invisalign, es útil conocer la mayor cantidad de detalles entorno a este, como lo son la duración del tratamiento completo o lo que hoy nos ocupa, que es la frecuencia de cambio de las fundas.

¿Por qué las personas prefieren los alineadores invisibles?

La ortodoncia invisalign se han convertido en uno de los tratamientos dentales que más demanda tienen entre pacientes que desean alinear de forma perfecta sus dientes,  mientras observan de manera inmediata los cambios que los alineadores van generando en el proceso.

Este método de alineación dental tiene una serie de ventajas que no dejan a nadie indiferente, las más destacadas son:

  • Facilitan la higiene bucal, ya que son removibles.
  • El método es indoloro.
  • No genera roturas en las paredes internas de la boca ni mayores incomodidades.
  • Es mucho más estético.
  • El paciente puede ver los avances del tratamiento prácticamente de inmediato.
  • El precio no difiere mucho del tratamiento convencional con brackets.

Todas estas ventajas son geniales, pero seguramente te preguntarás ¿cada cuánto tiempo debes cambiar las fundas invisalign?

  • En líneas generales lo estimado es cambiarlas cada 7 a 10 días, lo cual el especialista definirá previamente y te lo hará saber para que puedas cumplir con los cambios puntualmente.
  • Hay casos donde incluso los cambios se hacen cada 15 días.
  • Ahora bien, la realidad es que no hay un período estándar de tiempo y que este va a depender de lo que previamente se ha diagnosticado para corrección, lo cual genera un tiempo de tratamiento específico y la cantidad de fundas a ser utilizadas.
  • Todo esto permite establecer de antemano los plazos en los que se han de realizar los intercambios.
  • Esto puede traducirse en que mientras más alineadores o fundas tienes que utilizar, menor será la cantidad de días o semanas en las que hay que hacer los cambios.
  • En general, el especialista va a utilizar periodos de tiempo que sean razonables. Es recomendable valorar el tiempo de cambio de las fundas en la consulta
  • Ciertamente una de las grandes ventajas de la ortodoncia invisible Invisalign, es que el  mismo paciente puede hacer los cambios de fundas, según las indicaciones del ortodoncista.
  • De esta manera, solo debe acudir a las consultas o revisiones programadas para comprobar que todo va bien.
  • En este sentido, lo importante es que la evaluación de los periodos de cada cambio se haga en la consulta ya que entre otras cosas, el especialista tendrá en cuenta si son pocas o muchas fundas.
  • Generalmente si son pocas, los cambios se hacen en dos semanas aproximadamente.
  • Pero no todo es rígido con estos márgenes de tiempo, de hecho es posible que el ortodoncista los modifique y aplique las técnicas de aceleración específicas si es necesario.
  • También dicha modificación se utiliza si el paciente pierde una funda. Lo que no se debe hacer es forzar los tiempos del tratamiento, ya que lo importante es que el resultado sea óptimo, consiguiendo la alineación perfecta de los dientes.

Hay que respetar las fechas de cambio

  • La disciplina y la constancia son vitales a la hora de obtener los resultados esperados del tratamiento de ortodoncia, en el plazo establecido.
  • Debes tener en cuenta que cada férula ha sido diseñada con una información específica, lo cual permite que se realicen los movimientos necesarios en tus dientes, hasta conseguir la perfecta alineación y mordida deseada.
  • No es casual que la frecuencia de cambio de las fundas esté preestablecido incluso antes de iniciar el tratamiento, más bien es lo que justifica el puntual cumplimiento de la fecha de cambio de cada una de ellas.
  • Para lograr mover tus dientes, cada funda aplica una leve presión en ellos, la cual está establecida de antemano y exige respetar tanto el orden de los alineadores como el cambio de cada uno.
  • Por ejemplo, si el paciente decide cambiar antes de tiempo la funda, posiblemente sienta que no ejerce la presión suficiente o que no encaja en la dentadura.

No deseches los alineadores ya utilizados

  • Los especialistas recomiendan conservar al menos la última funda utilizada en caso de que surja algún imprevisto, tales como la pérdida de la que acabas de cambiar o que esta se haya dañado por alguna razón.
  • Una solución inmediata es colocarte la última funda y acudir al especialista a la brevedad posible.

Cuida de forma adecuada tus fundas

Además de cumplir con los cambios periódicos recomendados por el especialista, es importante también cuidar las férulas de forma correcta.

Esto abarca tanto la higiene como el mantenerlas en buenas condiciones físicas.

Higiene

  • Así como lavas tus dientes tres veces al día como mínimo o cada vez que comes, de igual forma tienes que cepillar la funda antes de volver a colocarla en los dientes limpios.
  • Utiliza para su limpieza un jabón de PH neutro o una crema dental que no sea muy fuerte, ya que puedes rallar el alineador, haciéndolo opaco y visible.
  • Al menos una vez a la semana, utiliza tabletas especiales para férulas para hacerles una limpieza profunda.

Cuidados generales

  • No utilices agua muy fría o muy caliente para enjuagar el alineador invisible.
  • Si no te es posible cepillarla porque estas en la calle y no llevas el cepillo contigo, enjuaga con abundante agua tu boca y coloca debajo del chorro la funda, para limpiarla lo mejor posible.
  • Utiliza un cepillo dental de cerdas suaves, solo para las férulas.
  • Evita fumar o beber refrescos o café con la funda puesta. Tampoco ingieras alimentos con la férula puesta.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.