Estos son algunos momentos (y personajes) del deporte que queremos olvidar

Estos son algunos momentos (y personajes) del deporte que queremos olvidar

Hay atletas como Michael Jordan, Usain Bolt y Jesse Owens que superaron las probabilidades humanas en el ámbito del deporte y nos regalaron momentos inolvidables, pero también hay cientos de atletas que no volvieron a la práctica deportiva, jugadores que deshonraron al deporte y disgustaron a medio mundo.

Los peores momentos en el deporte que debería desaparecer

Esta recopilación es la antítesis de los mejores momentos deportivos de todos los tiempos y que nos ha dejado un mal sabor de boca.

Joe Theismann

Joe Theismann
Joe Theismann

En 1985 y después de dos apariciones en la Super Bowl y una victoria, un premio MVP y después de haber roto la mayoría de los registros para la posición de mariscal de campo dentro de la organización de Washington Redskin, Joe Theismann parecía un jugador predestinado a cosas grandes.

Pero todo cambió en un partido de un lunes por la noche contra sus rivales y es que en una secuencia de juego, parpadeó unos segundos y un defensa de los Gigantes de Nueva York, Lawrence Taylor, tiró al suelo a Theismann. Taylor inmediatamente se puso en pie de un salto y señaló que enviaran personal médico porque la pierna de Theismann estaba rota en dos secciones entre la rodilla y el tobillo, rompiendo tanto el peroné como la tibia.

Dave Dravecky

Sobrevivir al cáncer es un evento milagroso, pero volver al trabajo en la televisión nacional después de sobrevivir el cáncer es algo completamente distinto.

Dave Dravecky
Dave Dravecky

Dave Dravecky fue un excelente lanzador para los Gigantes de San Francisco hasta que los médicos descubrieron un tumor en su brazo, un tumor que fue eliminado y después de un tiempo de recuperación, parecía estar sano de nuevo. Después de una rehabilitación parecía listo para volver a jugar y así lo hizo el 10 de agosto de 1989.

En su segundo partido, Dravecky había lanzado cinco entradas hasta que en el sexto, el hueso del húmero se rompió en dos mitades. Su carrera terminó y dos años más tarde su brazo fue amputado, nadie había esperado un final tan dramático y doloroso.

Ben Johnson

 

Ben Johnson
Ben Johnson

Al pensar en atletas de clase mundial hoy en día, la mayoría de la gente no piensa en Canadá.
Sin embargo, en los años 80 uno de los nombres más grandes en la pista era Ben Johnson. En 1987 fijó el récord mundial para el 100m y se convirtió en uno de los atletas más amados en Canadá.
En los Juegos Olímpicos de 1988, Johnson bajó su propio récord mundial a 9.79 segundos, ganó la medalla de oro y se convirtió en un héroe internacional, aunque sólo mantuvo la medalla durante tres días antes de que su prueba de orina arrojara positiva por uso de esteroides.

Después de una investigación fue despojado de todos sus récords y de su medalla de oro. Johnson intentó un regreso en 1991, pero una vez más dió positivo por esteroides.

¿Verdad que estas son historias para olvidar? Pero están allí para recordarnos el lado malo del deporte.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *