La inmunoterapia, el gran avance para tratar el cáncer de riñón

inmunoterapia para combatir el cancer

Las nuevas inmunoterapias son un gran activo en la lucha contra el cáncer, ya que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes y extender significativamente la supervivencia. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo este artículo y aprende cómo se tratan este tipo de cáncer.

Los tumores se «desenmascaran» gracias a la inmunoterapia

El tumor es un grupo de células anormales que forman una masa. Puede originarse en cualquiera de los miles de miles de millones de células que hay en nuestro cuerpo, desarrollándose y comportándose de manera diferente dependiendo de si son cancerosos (malignos), no cancerosos (benignos) o precancerosos.

El cáncer puede originarse en cualquier parte del cuerpo. Cuando las células cancerosas forman una masa, se dice que el tumor en este caso es maligno, invadiendo los tejidos vecinos.  

Algunas células pueden desprenderse y circular por la sangre o el sistema linfático para propagarse a los ganglios linfáticos y partes distantes del cuerpo.

Un cáncer que se disemina desde el primer lugar de nacimiento (tumor primario) a una nueva parte del cuerpo se llama cáncer metastásico. Cuando las células cancerosas se diseminan y forman un nuevo tumor, estamos hablando de metástasis.

Sin embargo, la inmunoterapia es controvertida porque afecta solo al 30% de los pacientes. Los efectos secundarios también son un problema y es que a veces son tan pesados ​​que los pacientes mueren a causa de esto.

Los siguientes problemas que pueden ocurrir en la inmunoterapia:

  • Efectos secundarios similares a las enfermedades autoinmunes.
  • Inflamación severa en el área de la glándula tiroides, pulmones y músculo cardíaco.
  • Daño renal.
  • Inflamación intestinal.

El camino a la inmunoterapia comenzó hace más de 100 años de la mano de William Coley, un cirujano que descubrió que los pacientes con cáncer que tenían una infección después de la operación de su tumor a veces vivían más tiempo que otros pacientes.

Organismo por dentro

Sospechaba que este efecto se debía al trabajo del sistema inmunológico. Coley comenzó a suministrarle a su paciente un cóctel de bacterias muertas llamadas “toxinas de Coley”, inyectándose directamente al tumor. Esto dio lugar a una fuerte reacción inflamatoria asociada a muchos efectos secundarios.

El método generalmente solo tuvo un éxito moderado, pero en algunos casos, el cáncer llegó a detenerse, a veces, incluso durante varios años.

Hoy entendemos mejor cómo funciona nuestro sistema inmunológico y qué es exactamente lo que le sucede a un cuerpo con cáncer. 

Sobre la base de este conocimiento se están desarrollando nuevos enfoques para el tratamiento del cáncer, las llamadas inmunoterapias nuevas o específicas.

El objetivo de la inmunoterapia es fortalecer y apoyar el propio sistema inmunológico en la lucha contra el cáncer y revelar el camuflaje de las células tumorales. Utiliza exactamente las células y los mensajeros que están al servicio de la defensa del cuerpo.

Recientemente se ha demostrado que los nuevos tipos de inmunoterapia (también conocidos como terapias inmunooncológicas o IO) tienen éxito en algunos tipos de cáncer.

Por ejemplo, los estudios iniciales con agentes inmunooncológicos contra el cáncer de piel avanzado (melanoma) y el cáncer de pulmón han sido muy alentadores.

Algunos de estos medicamentos ya están aprobados en algunos países. Actualmente, se están evaluando nuevas terapias de inmunooncología, incluidas las vacunas, en estudios para determinar su efectividad en el cáncer de riñón.

Cáncer de riñón, identificación temprana

Los expertos creen que varios factores son responsables conjuntamente de la aparición de carcinoma renal.

Sin embargo, fumar se considera un factor de riesgo potencial para el cáncer de riñón. Los quistes renales adquiridos y el uso regular de ciertos analgésicos parecen promover el desarrollo del carcinoma renal. 

La obesidad probablemente juega un papel adicional en las mujeres.

La insuficiencia renal crónica (disfunción renal) y la rara aparición de esclerosis tuberosa, una enfermedad hereditaria, también aumentan el riesgo de carcinoma renal.

También existe la sospecha de que los contaminantes en el medio ambiente tienen un efecto claro sobre este cáncer. Se ha demostrado el efecto inductor de cáncer de riñón del tricloroetileno, que se ha utilizado en la industria metalúrgica para desengrasar láminas de metal.

Inmunoterapia combinada en cáncer de riñón

inmunoterapia

En la etapa avanzada del cáncer de células renales, el pronóstico es desfavorable para muchos pacientes y es que tres cuartas partes de estos cuentan con un riesgo de moderado a alto de que la enfermedad no cese.

Las nuevas inmunoterapias dan motivos para esperar que esto pueda mejorar a largo plazo. Los resultados de un estudio de Fase III en el que se combinaron dos terapias inmunológicas se publicaron en la revista New England Journal of Medicine.

En el estudio participaron 1.096 pacientes con cáncer renal avanzado de células claras no tratado previamente. La mayoría de ellos tenían un riesgo moderado a alto de enfermedad desfavorable.

Al azar, recibieron inmunoterapia combinada con el inhibidor de PD1 nivolumab y el inhibidor de CTLA-4 ipilimumab o terapia dirigida con el inhibidor de la tirosina quinasa sunitinib, que ya se ha demostrado en la terapia avanzada contra el cáncer de riñón.

A los 18 meses, tres cuartas partes de los tratados con nivolumab más ipilimumab seguían vivos, con un 60% de los pacientes tratados con sunitinib, y a los 26 meses la mitad de los pacientes tratados con sunitinib habían muerto.

En el grupo de nivolumab más ipilimumab, la supervivencia global media, es decir, el momento en que murieron la mitad de los pacientes, no se logró durante el período de observación del estudio.

En el 9% de los tratados con inmunoterapia y en el 1% de los tratados con el inhibidor de la tirosina quinasa, la enfermedad respondió completamente al tratamiento, por lo que inicialmente el tumor ya no era detectable después de la terapia.

Casi la mitad de los tratados con inmunoterapia y poco menos de dos tercios de los tratados con el inhibidor de la tirosina quinasa sufrieron graves efectos secundarios de grado 3 o 4. En el 22 % del grupo de inmunoterapia y en el 12% de la terapia con inhibidores de la tirosina quinasa, se había detenido.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *